La menstruación aventurera de Hero Douglas

La menstruación aventurera de Hero Douglas

La menstruación aventurera de Hero Douglas

Por: SportsShoes

Hero Douglas, embajadora de SportsShoes con Montane, habla abiertamente del tema tabú de la menstruación y de cómo afrontarla al aire libre.

hero-douglas-menstruación-aventurera

Este artículo es un poco más revelador de lo que me suele gustar, pero me entristece que la gente siga sintiendo la necesidad de esconderse cuando llega ese momento del mes. Quiero ser más abierta sobre la gestión de mi menstruación en la montaña. Hay veces que me da pavor tenerla y pienso que no me extraña que antes se llamara "la maldición".

He perdido la cuenta de las situaciones en las que he estado con un grupo, ya sea en una montaña, a mitad de una subida o en una carrera por el camino, cuando de repente tengo esa sensación de "oh, no". Me doy cuenta de que la sangre no sólo está goteando por mi pierna, sino que está llegando a un ritmo que rápidamente va a salir a través de mis pantalones. No soy una de esas personas afortunadas (¿existen de verdad?) que saben cuándo les va a venir la regla. Mis reglas no son regulares y pueden llegar una semana después de la última o haber terminado para volver en un nanosegundo con una venganza. Esta imprevisibilidad significa que es fácil que me pille en una aventura, ya sea porque mi periodo ha empezado cuando no me lo esperaba o porque estoy en medio de él pero he perdido un tampón o una compresa a la velocidad del rayo. Esto se debe en parte a la mala suerte, pero también a que la actividad intensa empuja la sangre fuera del útero más rápidamente, lo que significa que los días de montaña pueden ser un desencadenante para empeorarlas.

La menstruación ya es bastante difícil en casa, cuando todo está a mano. En montañas como Yr Wyddfa (Snowdon), que están abarrotadas de gente y cuentan con muy pocos escondites discretos para gestionar la situación, la historia es totalmente distinta. Resulta especialmente difícil de resolver. En numerosas ocasiones me he visto sorprendida y he acabado atándome una sudadera a la cintura para taparme, o he intentado ir discretamente por delante o por detrás para ponerme un pañuelo de papel como compresa improvisada mientras esperaba que nadie se diera cuenta. Conozco a algunas mujeres que trabajan al aire libre y utilizan la píldora anticonceptiva sin descanso, no para controlar la natalidad, sino únicamente para detener la menstruación. Es totalmente comprensible, pero mi yo más testarudo no quiere tomar un medicamento todos los días del año sólo para facilitar el trabajo.

hero-douglas-menstruación-aventurera

Así que ahora estoy tratando de mejorar la forma de gestionar la situación y tengo un kit menstrual de montaña (una cosa más en mi ya pesada mochila) que incluye tampones, compresas, bolsas higiénicas desechables, pañuelos de papel y analgésicos. También llevo pantalones de colores oscuros para disimular las pérdidas accidentales. Llevo una chaqueta o camiseta de repuesto que me resulte cómoda para atármela a la cintura en caso de que necesite ocultar esa zona. También estoy probando ropa interior específica para la regla, que tiene diferentes grados de absorción para adaptarse al flujo. Como absorbe la humedad, es más o menos cómoda y constituye una barrera definitiva, pero no funcionan al 100%. He probado la copa menstrual y está muy bien en casa o para acampada libre, pero es difícil ponérsela discretamente. Una vez vaciándola detrás de una roca me salpiqué la sangre sin querer y parecía que había masacrado una oveja. ESCALOFRIANTE. Aún sigo rezando por haber conseguido quitarme toda la sangre antes de volver con mi grupo, pero nunca lo sabré. Tampoco es adecuada para Yr Wyddfa, ya que no hay ningún lugar discreto para vaciarla y volver a ponérsela. Al menos un tampón o una compresa se pueden cambiar sin bajarse los pantalones, si es necesario.

Sin embargo, las mujeres no sólo tienen que enfrentarse al flujo menstrual. A menudo hay uno o dos días de dolor bastante debilitante, dolores de cabeza y emociones que te hacen sentir un poco desorientada. Hace poco, participé en un cursillo de formación de fin de semana con una regla abundante. Me sentí mucho menos segura de mí misma y de mis decisiones que normalmente y mis sentimientos estaban a flor de piel. Fue bochornoso y estoy segura de que me habría ido mucho mejor si hubiera tenido lugar en otro momento del mes.

Otro fin de semana complicado de este verano fue cuando tuve trabajo de ML (Líder de Montaña) haciendo seguridad de eventos para la serie UTS de carreras ultra en Eryri (Snowdonia), lo que implicaba pasar dos noches en la montaña. El día antes de ir del trabajo me bajó la regla y tuve migraña por primera vez en mi vida. Acabé siendo incapaz de tolerar la luz del día y estuve enferma durante 16 horas. La disminución de estrógenos hace que las migrañas sean más frecuentes en los días previos a la menstruación o durante los primeros días. También son más agudas. Estaba completamente debilitada y muy estresada por no estar en condiciones de trabajar y defraudar a todo el mundo. Como autónoma, piensas que si te pones enferma nunca volverás a trabajar en esa empresa. Todo el tiempo que estuve enferma me lo pasé estresada pensando en el tremendo desastre que había ocasionado. Por suerte, me recuperé a tiempo y a las cinco de la tarde ya estaba en la cima del Siabod para incorporarme a mi puesto. Sin embargo habría sido capaz de ir encontrándome mal porque la idea de decir que no podía trabajar por un "problema de chicas" me parecía que sonaba a excusa, aunque no lo fuese en absoluto.

hero-douglas-menstruación-aventurera

Otro problema es que durante la menstruación me vuelvo torpe y me resbalo más al correr. Incluso tareas como transportar cargas pesadas se vuelven más difíciles porque la fuerza y la resistencia caen en picado debido a la disminución de los niveles de estrógeno. También paso de sentirme frágil a estar furiosa, así que me dan ganas de llorar o de apuñalar a alguien con mi piolet, pero, por supuesto, esas emociones se mantienen ocultas (¡mi novio se lleva la peor parte!). Sin embargo, el síndrome premenstrual es una enfermedad que padecen el 90% de las mujeres y, aunque los síntomas varían en función de la mujer, incluyen calambres abdominales, hinchazón, ansiedad, malestar estomacal, fatiga, dolores de cabeza, irritabilidad, ira y tristeza. A veces me gustaría tener la opción de llevar una pequeña cinta en el pelo para indicar que estoy en esos días del mes, un poco como la que llevan los caballos en la cola cuando puede que pataleen.

Estaría bien que en la formación de ML (Líder de Montaña) se hablara un poco más sobre la gestión de la menstruación, no sólo a nosotros los ML sino también a los grupos con los que salimos. Creo que como parte de la sesión informativa matutina de un grupo deberíamos decir: si alguien tiene la regla y necesita ayuda que lo mencione, trataremos de parar en los lugares más adecuados y también tener suministros si es necesario. Creo que esto es especialmente importante en los grupos de jóvenes y adolescentes. Si los tampones no se cambian con regularidad, existe el riesgo de que se desarrollen bacterias que, en casos excepcionales, pueden causar el síndrome de shock tóxico, que puede ser mortal.

Creo que es muy importante que empecemos a hablar de cómo gestionar las reglas cuando se viven aventuras al aire libre.

hero-douglas

Hero Douglas es una aventurera polifacética montañera, miembro del equipo de rescate de montaña del valle de Ogwen y Líder de Montaña titulada.

Puedes seguir todas sus intrépidas aventuras aquí.


ETIQUETAS:

PayPal Direct

Por favor, espera mientras validamos tu pago.

Cargando

PayPal Direct

Please wait...

Cargando

PayPal Direct

Lo sentimos ha habido un error con Paypal, por favor inténtalo de nuevo más tarde o utilice un método de pago diferente.

Loading...